jueves, 12 de marzo de 2015

Eres lo que Piensas. 2 Corintios 10.


VER VÍDEOS.
Dios nos ha dado el poder en nuestra mente. Con esto no queremos decir que desplazamos a Dios. Lo que sucede es que nos hizo con la libertad de decidir lo que queremos ser. Lo que pensamos eso es lo que somos. Ya que nuestra mente es el motor que mueve a nuestro cuerpo es necesario que algo tan poderoso no quede suelto. La única forma de que nos vaya bien en lo que hagamos es si tomamos la decisión de poner nuestra mente bajo el control de Jesucristo. V 5 “derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,
La palabra de Dios dice que nosotros somos lo que pensamos. Proverbios 23: 7 “Porque cuál es su pensamiento en su corazón, tal es él.  Come y bebe, te dirá;  Mas su corazón no está contigo” de nada sirve tener dinero pero pensar como pobre. Un ratón puede ser convertido en león el rey de la selva pero si su manera de pensar sigue siendo la de un ratón de nada sirve.
Tu eres luz o eres oscuridad todo depende de lo que pienses de ti.
De nada sirve que tú y yo ya seamos libres si todavía nuestros pensamientos están esclavos del mundo.
Nuestros actos son un reflejo de lo que pensamos. Romanos 8: 5 “Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu.
Nuestra mente es un semillero que germina y da mucho fruto es por eso que debemos de tener mucho cuidado en cuanto a que sembramos en ella. Gálatas 6: 7- 9 “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.  6:8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.  6:9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.
Jehová es un Dios de Excelencia y quiere que nosotros también lo seamos. La única forma de lograrlo es si cambiamos nuestra manera de Pensar.
Como logramos una Vida de Excelencia.
1. Teniendo Pensamientos que nos lleven a una vida de excelencia. Filipenses 4: 8 “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.
2. Exigiéndonos a mejorar nuestra manera de pensar. 2 Corintios 10: 6 “y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.
3. No Creyéndonos los únicos. A nivel espiritual o secular todos tenemos la oportunidad de ser los mejores. V 7 “Miráis las cosas según la apariencia. Si alguno está persuadido en sí mismo que es de Cristo, esto también piense por sí mismo, que como él es de Cristo, así también nosotros somos de Cristo.
4. Dando buen uso a nuestra autoridad. V 8 “Porque aunque me gloríe algo más todavía de nuestra autoridad, la cual el Señor nos dio para edificación y no para vuestra destrucción, no me avergonzaré;” el hecho de que estemos por encima de otros en jerarquía no quiere decir que tenemos que abusar o extralimitarnos en nuestras funciones de jefe, de padre o de alguien en superioridad.
5. No alabándonos a nosotros mismos. V 12 “Porque no nos atrevemos a contarnos ni a compararnos con algunos que se alaban a sí mismos; pero ellos, midiéndose a sí mismos por sí mismos, y comparándose consigo mismos, no son juiciosos
6. No Gloriarse en trabajos ajenos. V 15-16 “No nos gloriamos desmedidamente en trabajos ajenos, sino que esperamos que conforme crezca vuestra fe seremos muy engrandecidos entre vosotros, conforme a nuestra regla; 10:16 y que anunciaremos el evangelio en los lugares más allá de vosotros, sin entrar en la obra de otro para gloriarnos en lo que ya estaba preparado.” no seas oportunista. No esperes a que otros trabajen para tu aprovecharte de la oportunidad. Esto no es ético ni en lo espiritual ni en lo secular.
7. Dejando que sea Dios quien nos exalte. V 17 “Mas el que se gloría, gloríese en el Señor;” deja que sean tus obras las que hablen de ti.
Dios es quien dirige nuestra vida pero él nos ha dado la libertad de nosotros ser quienes escojamos que queremos ser.  La maldición o la bendición, la vida o la muerte están en nuestras manos. O mejor dicho en nuestra manera de pensar.
Resultado de imagen para recomienda a tus amigos