jueves, 19 de marzo de 2015

Quienes Somos. 2 Corintios 11-13.

Parece algo ilógico hablar de un asunto como este. La gran mayoría creemos saber quiénes somos simplemente porque tenemos un nombre y nos dedicamos a alguna actividad.
Nosotros somos la suma de varios componentes tales como nuestra forma de pensar, nuestro cuerpo y nuestras emociones.
Debemos tener una buena relación en estas tres partes la mente, el cuerpo y las emociones.
Una vida de éxito solo la pueden conseguir aquellas personas que saben muy bien quienes son.
Como Definir nuestro ser.
1. No dejando que nuestros sentidos sean manejados por otras personas. V 3-4 “Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis;” muchas personas toman decisiones llevados por las emociones de otros.
2. Valorándonos a nosotros mismos. V 5 “y pienso que en nada he sido inferior a aquellos grandes apóstoles.
3. Estando seguros de lo que sabemos. V 6 “Pues aunque sea tosco en la palabra, no lo soy en el conocimiento; en todo y por todo os lo hemos demostrado.
4. Valorando lo que hacemos. V 7-8 ¿Pequé yo humillándome a mí mismo, para que vosotros fueseis enaltecidos, por cuanto os he predicado el evangelio de Dios de balde? He despojado a otras iglesias, recibiendo salario para serviros a vosotros.” toda la gloria de lo que hacemos es de Dios y para Dios. Pero tú también mereces reconocimiento cuando algo haces bien.
5. Reconoce tus habilidades. V 16 - 18 “Otra vez digo: Que nadie me tenga por loco; o de otra manera, recibidme como a loco, para que yo también me gloríe un poquito. Lo que hablo, no lo hablo según el Señor, sino como en locura, con esta confianza de gloriarme, Puesto que muchos se glorían según la carne, también yo me gloriaré” Muchas veces nos es más fácil destacar las cualidades de los demás que nuestras propias cualidades.
6. No te minimices frente a otros. V 22-23 ¿Son hebreos? Yo también. ¿Son israelitas? Yo también. ¿Son descendientes de Abraham? También yo. ¿Son ministros de Cristo? (Como si estuviera loco hablo.) Yo más; en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles más; en peligros de muerte muchas veces.
7. No te sientas mal al reconocer las bendiciones que Dios te ha dado. 12: 11 “Me he hecho un necio al gloriarme; vosotros me obligasteis a ello, pues yo debía ser alabado por vosotros; porque en nada he sido menos que aquellos grandes apóstoles, aunque nada soy.
8. No dejando que nuestros dones nos engrandezcan de manera desmedida. 12: 7-9 “Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera;” siempre tendremos algo que nos recuerde que todavía somos humanos y que el único perfecto es Dios.
9. El que somos y como nos queremos sentir depende de cada uno de nosotros. 13:11 “Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros.
Una persona que no sabe quién o qué quiere está perdida. La única forma de valorarnos es conociéndonos. Sabiendo que es lo que Dios ha hecho de nosotros. Tú y yo no somos obra de la casualidad. Somos producto del plan de Dios.
Resultado de imagen para recomienda a tus amigos