jueves, 9 de abril de 2015

Una Vida Inmadura. Gálatas 4.

Cada vez que le damos una mirada a este mundo encontramos más y más mediocridad y pobreza.
La razón es muy simple así como miramos cada vez más mediocridad también vemos una juventud cada vez más inmadura.
Niños y niñas con escasos doce años que ahora ya son padres es obvio imaginarnos que estos jovencitos no tienen la suficiente formación como para ellos continuar formando hijos.
Una persona inmadura es aquella que la edad cronológica esta en desfase con la edad mental. Es un adulto con pensamientos de niño.
Una persona inmadura es aquella que mientras su cuerpo cambia su mente se quedó estancada en la infancia.
El problema es que cada vez las iglesias llegan a ser más inmaduras. Muchas iglesias están compuestas por personas inmaduras.
En este capítulo lo que el apóstol Pablo nos está relatando es simplemente la vida de unos cristianos inmaduros.
Para muchos líderes religiosos lo único que les importa es el crecimiento numérico de la congregación. Han optado por tomar estrategias mundanas, para otros su caballito de batalla son los milagros.  ¿Hoy en día quien no necesita de  un milagro?
En el tiempo del apóstol Pablo la preocupación que el tenia es que la iglesia se vulva a las prácticas de la ley. V 21 “Decidme, los que queréis estar bajo la ley: ¿no habéis oído la ley?
Hoy la preocupación es volver a las cosas del mundo estando en la iglesia. V 3 “Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo
De nada sirve ser libres por Cristo si seguimos comportándonos como niños. V 1-2 “Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo, sino que está bajo tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el padre
Maduro significa completo, sensato, equilibrado. Una persona madura es alguien ya completo. La única forma de conseguir la madures es a través de procesos. Para desarrollar la madures no se necesita una edad en especial.
   
Que causa la Inmadurez.
1. No tener un Proyecto que alcanzar. Las personas sin proyecto de vida no se pueden desarrollar. V 4 “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley,
2. Inestabilidad Emocional. V 8-9, mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a esclavizar? Ciertamente, en otro tiempo, no conociendo a Dios, servíais a los que por naturaleza no son dioses;” esta inestabilidad se produce cuando no se sabe qué hace o que quiere.
3. Saltar los procesos necesarios. El error que cometen muchos padres es querer vivir la vida de sus hijos para que ellos no sufran. 19-20 “Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros, quisiera estar con vosotros ahora mismo y cambiar de tono, pues estoy perplejo en cuanto a vosotros.” Cuando un determinado fruto es arrancado de la planta antes de tiempo podemos decir que  no se maduró. El sabor de un fruto madurado en la planta es muy diente al sabor de un fruto madurado de manera artificial.
4. Fijarnos en las apariencias de los demás y no en lo  que verdaderamente son. V 13-14 “Pues vosotros sabéis que a causa de una enfermedad del cuerpo os anuncié el evangelio al principio, y no me despreciasteis ni desechasteis por la prueba que tenía en mi cuerpo, antes bien me recibisteis como a un ángel de Dios, como a Cristo Jesús.” pablo estaba enfermo de los ojos. V 15 ¿Dónde, pues, está esa satisfacción que experimentabais? Porque os doy testimonio de que si hubieseis podido, os hubierais sacado vuestros propios ojos para dármelos.
Permite que tus hijos se desarrollen, crezcan y maduren. No trates de vivir la vida de ellos de lo contrario estarás haciendo un inmaduro incapaz de asumir sus responsabilidades. Delega responsabilidades y deja que asuman las consecuencias negativas o positivas.