jueves, 2 de abril de 2015

Vidas en Retroceso. Gálatas 3.

Lo más normal es que los seres humanos siempre anhelemos avanzar y nunca retroceder. Solo algunos niños en alguna etapa de su vida parece que van en retroceso vuelven a utilizar el chupo, quieren volver a gatear, hablan como bebecitos. Etc.
Que en los niños suceda esto es algo normal. Lo que no es normal es que los adultos asumamos esos comportamientos a ese estado se lo podría encasillar en el de las enfermedades. Un adulto con comportamiento de niño diríamos que va en retroceso y posiblemente ya se lo enviaría a un psicólogo.
Lo más triste es que muchos cristianos al pasar los años en lugar de avanzar parece que van en retroceso espiritual. Este era el problema que tenían los gálatas. V 3 “¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?
Cuando recién conocemos de Cristo y lo recibimos en nuestro corazón sentimos que es maravilloso vivir en lo espiritual pero con el pasar de los tiempos todo se vuelve rutina. Ya el milagro se recibió y la motivación se empieza acabar.
Como evitar el retroceso en nuestra vida.
1. Nuestra vida debe tener un sentido o una razón de ser. V 1 a “Oh gálatas insensatos” una persona insensata es aquella que no tiene una mente sana actúa como loca.
2. No dejarnos convencer de personas que van en retroceso. V 1 b “¿Quién os fascinó para no obedecer a la verdad, a vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre vosotros como crucificado?” el problema del que va en retroceso es que el cree que va adelante y tan adelante que ya los dejo a los demás por eso ya no los ve.
3. Aceptar la ayuda de quienes lo pueden hacer. En lo espiritual debemos aceptar que Cristo murió por nosotros. V 2, 11-13 “Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe?, Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá, y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas, Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)
4. Conociendo el porqué de las cosas. V 19, 24-25 “Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador., De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe, Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo,” cuando uno sabe para qué son las cosas es muy difícil que pueda avanzar.
5. No creyéndonos inferiores a los demás. V 28 “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.” Todos tenemos las mismas oportunidades de avanzar.
6. Sabiendo quienes somos. V 29 “Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.” Solo cuando sabemos quiénes somos perdemos el miedo para avanzar.
7. No despreciando nuestros logros o lo que hemos hecho. V 4 ¿Tantas cosas habéis padecido en vano? si es que realmente fue en vano.
8. No creas que ya todo lo has conseguido. Esto nos estanca y no nos permite avanzar. Filipenses 3: 13 “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,
9. Adquiere conocimiento. El estancamiento y el retroceso se originan por la ignorancia. Oseas 4: 6 “Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.

Nunca digas no puedo siempre di lo lograre o al menos di lo voy a intentar no dejes que los demás o el desconocimiento de las cosas te hagan vivir en retroceso. Prepárate, esfuérzate, se valiente pero sobre todo nunca quites la mirada de Jesucristo.