jueves, 28 de mayo de 2015

Convivencia Familiar. Efesios 6

La convivencia en un hogar es fundamental para establecer la forma de vida. La convivencia puede ser buena o puede ser mala.
Jesucristo quiere que todos los hogares vivamos en paz y la única forma de lograrlo es si aprendemos a tener buena convivencia entre los miembros de la familia es decir los padres y los hijos.
En este capítulo pablo quiere enseñarle a la iglesia de Éfeso como tener una vida de hogar en paz. Muchos hogares viven en una constante guerra y lo más preocupante de esto es que muchos de esos hogares en deterioro son los hogares cristianos.
Como mantener una buena convivencia que nos garantice vivir en paz en el hogar.
1. Hijos en obediencia. V 1 “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo.” en este caso se menciona a los hijos pero la verdad es que ser obediente es mucho más que simplemente someterse a la autoridad de alguien.
Ser obediente es tener la capacidad de someterse a un propósito en común para poder ayudar a realizarlo. Por lo tanto el sometimiento es de todos los integrantes de la familia.
2. Honrar a padre y madre. V 2 “Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa;” honrar es alabar o engrandecer a alguien. Esto es algo que deberíamos practicar todos los miembros de la familia deberíamos reconocer el esfuerzo que cada quien hace para ayudar en el buen funcionamiento del hogar. Si alguien hace algo por ti sea los padres o los hijos reconócelo no lo pases por alto como algo sin importancia.
3. No Provocar a ira. V 4 a “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos,” el llevar a los demás a un estado de ira hace que actúen mal o tomen malas decisiones.
4. Ejercer disciplina. 4 b “sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” más que mandar o ser duro en el trato disciplina es enseñar. La mejor manera de mantener la disciplina es si  aprendemos a delegar funciones. Aseo, lavado de ropa, cocinar. Etc.
5. Siendo sencillos de corazón. V 5 “Siervos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo;
6. No sirviendo solo para que los vean. V 7 “sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres,” no hagas las cosas solo porque te toca o porque te lo ordenan.
7. Haciendo del servicio una siembra. V 8 “sabiendo que el bien que cada uno hiciere, ése recibirá del Señor, sea siervo o sea libre.
8. Dejando las amenazas. V 9 a “Y vosotros, amos, haced con ellos lo mismo, dejando las amenazas.” lo que más molesta en una relación son las personas con cantaletas. Más que amenazas los padres debemos llegar a acuerdos. Si haces obtienes, si no lo haces pierdes. Etc.
9. No hagas acepción de personas. V 9 b “sabiendo que el Señor de ellos y vuestro está en los cielos, y que para él no hay acepción de personas.” los padres amamos a todos nuestros hijos por igual pero muchas veces sin querer asemos acepción de personas. ¿Cuándo? Cuando creemos que unos son capaces y otros no, cuando damos un trato diferente a uno de otro.
10. Creyendo que solo Jesucristo nos puede ayudar a tener una magnifica convivencia en nuestra casa. V 10-11 “Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo
Hay muchas personas que se aman grandemente pero a pesar del amor que dicen tenerse lo que no pueden es convivir. Convivir es la capacidad de poderse entender, comprender y ayudar de manera mutua. El secreto para tener un hogar perfecto está en la convivencia.