jueves, 21 de mayo de 2015

Un Matrimonio de Éxito. Efesios 5.

La mayoría de las personas nos casamos muy enamorados y lo hacemos pensando en que nuestra relación durara hasta que la muerte nos separe.
Pero en la mayoría de los casos esta frase parece decir: hasta que el aburrimiento, la monotonía, la rutina o el nuevo amor los separe.
La verdad es que hoy en día el índice de divorcios es muy grande y lo que es más triste dentro de ese alto índice de separaciones se encuentran familias cristianas.
Muchos otros cristianos no se separan porque a Dios no le agrada pero viven un infierno total.
Como tener un Matrimonio de éxito.
1. Someterse mutuamente estando los dos bajo la soberanía de Jesucristo. V 21 “Someteos unos a otros en el temor de Dios” la clave no es quien somete a quien para Jesucristo todos somos iguales. Gálatas 3: 28 “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús” lo único es que cada uno tiene una función diferente.
1.1. Uno de los dos o los dos deben proveer para la casa. 1 Timoteo 5: 8 “porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.” digo alguno porque en este tiempo en el que vivimos ya no es tan fácil conseguir empleo y en muchas ocasiones la que logra emplearse es la mujer.
1.2. Uno tiene que cuidar la casa. Proverbios 14: 1 “La mujer sabia edifica su casa; Mas la necia con sus manos la derriba.” igual que en el punto anterior si la esposa es la que trabaja el esposo tendrá que cuidar de la casa. Si son los dos los que trabajan tendrán que delegarse funciones para los dos encargarse del cuidado de la casa.
2. Desarrollando la virtud del servicio. V 22, 24 “Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor, Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.” El mandato es para la esposa pero la verdad es que si en el hogar todos nos servimos de los unos a los otros la felicidad será manifiesta. El hogar funciona si nos servimos mutuamente y con amor. Gálatas 5: 13 “Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.

3. El esposo debe ser el salvador de su esposa es decir es el quien responde por ella y la cuida. V 23 “porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.” pero como estamos hablando de igualdad podríamos decir que cada uno en la familia debe considerarse el salvador es decir estar dispuesto hacer cualquier cosa por el bien estar de los demás.
Se puede ser el salvador el uno del otro cuando se es un verdadero complemento. Que hermoso el esposo poder decir mi esposa es mi mano derecha y lo mismo poder la esposa sobre su esposo.
4. Amándose mutuamente. V 25 “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella,” se hace más alusión al esposo porque para el hombre era muy difícil expresar sus emociones de amor.
5. Embelleciéndose mutuamente. V 26-27 “para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.” cada uno debe preocuparse por mejorar la vida del otro. ¿Tú que haces para embellecer a tu pareja? Una palabra, un gesto o un pequeño detalle puede ser suficiente embellecedor.
6. Cada uno debe cuidar del otro como así mismo. V 28 - 29 “Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,” así como cuidas a tu cuerpo deberías cuidar a tu pareja. ¡Claro si es que lo cuidas! Hay muchas personas muy descuidadas de su propio cuerpo.
7. No permitir la involucración de terceras personas en la relación de pareja. V 31 “Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.” hay muchos hombres y mujeres que la mamitis no los deja desarrollar su propio hogar. Honra a tus padres pero no los involucres en tu matrimonio.

Dios hizo a los matrimonios para que las parejas pudieran vivir felices, si las familias son de éxito la sociedad será de éxito si los matrimonios se descomponen la sociedad se descompone. Recuerda que solo Jesucristo puede ayudarnos a tener matrimonios de éxito.