jueves, 11 de junio de 2015

El Poder de la Unidad. Filipenses 2

Resultado de imagen para la unidad
No podremos ser unos expertos en matemáticas pero con el conocimiento básico que podemos tener es suficiente para saber que si una persona sola produce cierta cantidad de lo que hace en unión con otras necesariamente la producción tiene que aumentar.
La unidad consiste en que varias personas puedan sentir lo mismo o una misma cosa con respecto de algo. V 2 “completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa.
Cuando varias personas sienten diferente y luchan cada uno por sus propios intereses es difícil que puedan crecer o avanzar. En este caso es preferible estar solo.
Como se logra la unidad.
1. No haciendo cosas por contienda. V 3 a “Nada hagáis por contienda;” cuando hacemos cosas solo por rivalidad en lugar de hacernos fuertes nos debilitamos. Eso es lo que está pasando a nivel espiritual la mayoría de los pastores no luchan por salvar almas. Luchan por llenar templos. 1: 16 “Los unos anuncian a Cristo por contención, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones;
2. No haciendo cosas por vanagloria. V 3 b “o por vanagloria” la vanagloria nos lleva a quitarle la gloria a Dios y engrandecernos a nosotros mismos. En lo espiritual  hoy en día ya no se lucha por enseñar la verdad hoy se compite por tener la iglesia más grande. En lo familiar los hogares se han convertido en una pista de carreras y se competir por quien es el mejor. O quien gana más dinero.
3. Haciendo las cosas con humildad. V 3 c “antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo” una persona humilde es aquella que no se cree más que los demás y que siempre anhela servir en lugar de que lo sirvan.
4. No siendo egoísta. V 4 “no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.” nuestro esfuerzo y trabajo debe ser para que los demás lo disfruten junto a nosotros.
5. Despojándose de lo que somos. V 6-8 “el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.” los títulos deben servirnos para acreditarnos que estamos en condición de servir con efectividad y no para engrandecernos ante los demás.
La abundancia de bienes debe servirnos para demostrar que tenemos mejor capacidad para poder ayudar y no para humillar a quienes no tienen nuestra misma capacidad económica.
6. No murmurando en contra de los demás. V 14 “Haced todo sin murmuraciones y contiendas,” en lugar de criticar el trabajo de los demás proponte ayudar. Hay muchas personas que nunca tienen tiempo para hacer algo o para comprometerse pero siempre sacan tiempo para criticar o murmurar.
7. Siendo ejemplo ante los demás. V 15 “para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo” si decimos que somos hijos de Dios debemos ser luz para los que viven en tinieblas.
Solo hay dos formas mediante las cuales podemos hacer realidad en nosotros todas las anteriores características.
1. Dejando que sea Jesucristo quien nos ayude a ponerlas en práctica. V 13 “porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad” los seres humanos por naturaleza somos pecadores por lo tanto estando separados de Cristo seria imposible pensar en el bien de los demás antes que en el nuestro.
2. Permitiendo que la palabra de Dios nos transforme. V 16 “asidos de la palabra de vida, para que en el día de Cristo yo pueda gloriarme de que no he corrido en vano, ni en vano he trabajado” solo si ponemos en práctica todo lo que Jesucristo nos manda podremos experimentar la verdadera prosperidad que causa el trabajar en unidad. Josué 1: 8 “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien

Dios no nos hizo para vivir solos él nos hizo para vivir en comunidad, la unidad genera poder y la división destrucción. No dejes que los problemas de este mundo te separen del amor de Dios, el de tu familia y el de las  personas que tienes que convivir.