jueves, 13 de agosto de 2015

Cristianismo en Crecimiento. 1 Tesalonicenses 3



La mayoría de los pastores cuando hablamos de cristianismo en crecimiento por lo general confundimos crecimiento cristiano con crecimiento en membresía.
La mayoría de las iglesias viven en una constante competencia por ser la más numerosa.
El afán de crecer en número ha hecho que muchos buenos siervos de Dios pierdan el propósito y la visión de Dios.
Muchos ya no luchan por ganar almas para Cristo el afán es ganar personas para su denominación.

En este caso pablo nos habla acerca de un crecimiento espiritual en el cristianismo pero perfectamente podríamos hablar de un crecimiento en la persona.
La mayor felicidad en el ser humano debería ser ver el crecimiento y desarrollo en las demás personas. V 7 “por ello, hermanos, en medio de toda nuestra necesidad y aflicción fuimos consolados de vosotros por medio de vuestra fe;
El ver triunfar a los demás debería ser un motivo para vivir. V 8 “porque ahora vivimos, si vosotros estáis firmes en el Señor.
Nuestro mayor agradecimiento y gozo debe ser el bienestar de los demás. V 9 “Por lo cual, ¿qué acción de gracias podremos dar a Dios por vosotros, por todo el gozo con que nos gozamos a causa de vosotros delante de nuestro Dios,
El mayor deseo debe ser ayudar a otros a crecer en lo personal y en lo espiritual. V 10 “orando de noche y de día con gran insistencia, para que veamos vuestro rostro, y completemos lo que falte a vuestra fe
Una iglesia sana o una vida sana.
1. Continuo crecimiento personal. V 12 a “Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros,” las iglesias deberíamos estar preocupadas porque la gente crezca en su fe y en su vida personal pero muchas veces lo único que nos importa es ver crecimiento numérico.
En el hogar es muy importante que se crezca de manera profesional y material pero es más importante si crecemos de manera personal
La única forma de crecer es luchando cada día por ser mejor o por mejorar lo que se hace.


Características de un Cristianismo en Crecimiento.
1.1.  Hay anhelo de  Crecer. Esto hace que nos despojemos del conformismo el conformismo es una de las causas determinantes para el fracaso.
1.2.  Hay hambre y sed de la palabra de Dios. El conocer y el aplicar la palabra es lo que transforma nuestra vida.
1.3.  Cada vez hay más deseos de mantenerse en o intimidad con Dios a través de la Oración
1.4.  Se tiene la capacidad de renunciar al pecado y hay disposición para que Jesucristo lo transforme.
2. Crecimiento en el amor. V 12 b “Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros,” Jehová Dios es amor y si nosotros somos hechos a su imagen y semejanza también debemos crecer en Amor. 1 Juan 4: 8 “El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.
Que genera el amor en nuestra vida.
2.2. Capacidad de perdonar y pedir perdón
2.2. Más Capacidad de tolerancia. No vivimos en función de los defectos de los demás.
3. Siendo irreprensibles delante de Dios y de los demás. V 13 “para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos.” la única forma de ser irreprensibles es dejándonos guiar por Jesucristo y su santo espíritu.
El crecimiento cristiano es mucho más que tan solo ver templos repletos. El verdadero crecimiento se lo ve en la forma de vida de cada cristiano. En su transformación mental, espiritual y emocional. El verdadero cristianismo en crecimiento nos lleva a vivir en un paraíso aquí en la tierra.