jueves, 7 de abril de 2016

Vida de Triunfador. 1 Pedro 4.


Resultado de imagen para vida de triunfador
Un triunfador no es aquel que todo le sale bien. Si todo nos sale bien no es extraño ser triunfador, para una persona que todo le sale bien  es una obligación triunfar.
Muchas veces creemos que una persona de éxito o triunfadora es aquella que no tiene ninguna necesidad o que no ha pasado  ningún sufrimiento.
No se podría decir que un boxeador es triunfador si no se enfrenta a su rival o que no quiere subir al cuadrilátero.
La única forma que tiene el boxeador de ser victorioso es si se enfrenta a su rival y gana. Entre más fuerte sea el rival del boxeador más grande es su victoria.

La historia registra a David como una persona importante porque se enfrentó y venció a un gigante, si se hubiera enfrentado a un enano la historia diría que David fue un aprovechado y su victoria no tendría ninguna importancia.
Cuando entramos a la vida cristiana podríamos decir que pasamos de una vida insignificante a ser personas triunfadoras. Filipenses 4: 13 “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
Como es la Vida de un Triunfador.
1. Asimila los Padecimientos. V 1 “Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado,” el sufrimiento bien asimilado nos impulsa a salir del acomodamiento brindándonos la posibilidad de triunfar.
2. No se deja Influenciar por los Demás. V 2 “para no vivir el tiempo que resta en la carne, conforme a las concupiscencias de los hombres, sino conforme a la voluntad de Dios.” para no dejarse influenciar por los demás es necesario saber muy bien qué es lo que quiero conseguir.
3. Sabe vivir cada etapa de su Vida. V 3 “Baste ya el tiempo pasado para haber hecho lo que agrada a los gentiles, andando en lascivias, concupiscencias, embriagueces, orgías, disipación y abominables idolatrías.” lo que vivimos en el pasado ya lo hicimos, ahora es necesario concentrarnos en nuestra nueva vida.
4. Acepta y comprende el Rechazo de los demás. V 4 “A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan;” lo que más le duele al ser humano es ser rechazado, por esta razón muchos terminan metiéndose en problemas solo por agradar a los demás.
5. Es Moderado o Sencillo no vive de apariencias. V 7 “Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración.
6. Es Un Apasionado. V 8 “Y ante todo, tened entre vosotros ferviente amor; porque el amor cubrirá multitud de pecados.” La pasión es lo que hace que las cosas cobren vida y nunca se canse de luchar.
7. Es Buen Administrador de los Recursos Espirituales y Seculares. V 10 “Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.”
8. No se Extraña de los Problemas. V 12 “Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese,” para un triunfador los problemas son algo normal y natural esto le permite siempre estar listo para la batalla.
9. Disfruta los Problemas. Esto parecería algo ilógico, disfrutar los problemas es sacarles todo el provecho necesario para lograr lo que queremos. V 13 “sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría.
10. No se avergüenza  cuando sufre por alcanzar algún propósito. V 16 “pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello.” No te avergüences de sufrir avergüénzate por no hacer nada por miedo a sufrir.
11. Esta siempre Preparado. V 18-19 “Y: Si el justo con dificultad se salva, ¿En dónde aparecerá el impío y el pecador? De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien.
La vida de triunfador más que de aptitud es cuestión de actitud. De tu actitud frente a los problemas depende que obtengas la victoria o la derrota. Esfuérzate se valiente no te des por vencido confía siempre en Cristo y será victorioso en todo o que hagas.