jueves, 19 de mayo de 2016

Hijos de Dios. 1 Juan 3- 4.



Cuando nosotros tomamos la decisión de recibir a Jesucristo en nuestro corazón sucede algo maravilloso nuestra condición de vida cambia por algo muy sencillo y a la vez muy pero muy importante pasamos a ser hijos de Dios. Juan 1: 12 “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios
Talvez nosotros no lo entendemos del todo es por eso que no manifestamos toda nuestra alegría cuando nos enteramos de esto. Si un huérfano que vive en la calle como indigente un día alguien le dice que él va a ser hijo de un millonario o de un rey seguramente el sí sentiría la felicidad que deberíamos sentir nosotros al pasar a ser hijos de Dios.

Que es ser hijo de Dios.
1. Entender que Dios nos Ama. V 1 “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él.” esto nos permite ser agradecidos y nos hace amar a Jehová como n nuestro padre y a Jesús como nuestro hermano mayor.
2. Somos semejantes a Dios. V 2 “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios; por esto el mundo no nos conoce, porque no le conoció a él.” lo más normal es que todo hijo se parezca a su padre.
3. Jesús nos ayuda a no pecar. V 6 “Todo aquel que permanece en él, no peca; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido.” si alguien ve que cada día su hijo se parece al lechero lo más probable es que ese hijo sea de él. Los hijos de Dios cada día nos debemos parecer a él, si cada día en nosotros aumenta el pecado lo mas probable es que seamos hijos del lechero o mejor dicho de satanás. V 8 “El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo.” nuestros actos son los que determinan de quien somos hijos. Juan 8: 44 “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.
4. Nuestro trato con los demás y nuestra actitud es lo que determina de quienes somos hijos. V 10 “En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios.
5. Tenemos la capacidad de Amar a los demás. V 14 “Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte.” el que dice que tiene una buena relación con Dios pero odia a su hermano es un mentiroso.  1 Juan 4: 20 “Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?
6. Es Caritativo. 1 Juan 3: 17-18 “Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.” orar por los necesitados es fácil ayudarlos es lo difícil.
7. Ser Obediente y como resultado tenemos su ayuda. V 22 “y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él
8. Nuestro Amor nos identifica con Jehová. 4: 7-8 “Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.
Amar a Dios es amar a los demás. 4: 21 “Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano.
El recibir a Jesucristo en nuestro corazón es mucho más que esperar milagros, el recibir a Jesucristo en nuestro corazón es pasar a ser hijos de Dios por lo tanto como hijos debemos someternos a su voluntad y dejar que el obre en nuestra vida.