jueves, 19 de enero de 2017

Jesús Calma la Tempestad. Mateo 8.

Resultado de imagen para calmando la tempestadEn este caso la tormenta era literal pero cuantas veces nosotros también sentimos que estamos pasando por diferentes tormentas que parece que hunden nuestra barca llamada vida. (Enfermedades, falta de dinero, decepciones, soledad. Etc.) 
Las tormentas en la vida de una persona no son propias de alguien que no tiene a Cristo en su corazón. Los Discípulos habían tomado la decisión de seguir a Jesús. V 23 “Y entrando él en la barca, sus discípulos le siguieron.
Los discípulos tuvieron que experimentar una tormenta muy fuerte estando Jesús en la barca. V 24 “Y he aquí que se levantó en el mar una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca; pero él dormía.” 
Como se calma una Tempestad.
1. Teniendo Fe. V 26 b  “Y he aquí que se levantó en el mar una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca
2. Manteniendo la Calma. Jesús estaba Durmiendo. V 24 b “; pero él dormía.” Una persona desesperada no ve soluciones, solo ve problemas.
3. No Temiendo a las crisis. V 26 a “Él les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza.” Los temores son infundados, muchas veces les tememos a animales que no nos pueden hacer daño, a un ratón, a una cucaracha. Etc.
La única forma de no temerle a las tormentas es viéndolas como algo natural. Para Jesucristo los problemas son algo que sucede todos los días. Juan 16: 33 “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.
La única forma de ver las tormentas como algo natural es si entendemos que lo mismo que nos sucede a nosotros les está sucediendo a muchos otros. 1 Pedro 5: 9 “al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo” el hacernos las victimas lo único que logra es que cada día nos andamos más.
4. Creyendo que los sufrimientos son pasajeros. 1 Pedro 5: 10 “Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.” por muy oscura que parezca la noche siempre hay un nuevo amanecer.
5. Echando nuestra ansiedad en Jesús. 1 Pedro 5: 7 “echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros
6. Creyendo que Jesús nos da Fuerzas para superar la tormenta. Filipenses 4: 13 “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” Muchas veces Jesucristo no nos quita las cargas porque de ellas aprendemos pero si nos da fuerzas para poder avanzar.
7. Creyendo que Jesús no nos quita los problemas pero si está con nosotros para ayudarnos a superarlos. Isaías 43: 2 “Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti.
8. No dándonos por derrotados. 2 Corintios 4: 8-9 “que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados, perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos
Clamar las tormentas de nuestra vida sin Jesucristo es imposible, superar las tormentas con Jesucristo es difícil pero no imposible. Tormentas hay todos los días pero con Jesucristo podemos vivir en paz en medio de ellas.