viernes, 21 de julio de 2017

Más haya que tan solo un Milagro. Mateo 8.

Resultado de imagen para no soy digno de que entres tu en mi casa

Todos de alguna forma necesitamos de un Favor de parte de Jesucristo. Algunos tienen dinero en abundancia pero tienen otra necesidad.
Hoy en día al igual que hace muchos años en los tiempos de Jesús la multitud que seguía a Jesús por obtener un milagro era innumerable.
Para recibir un milagro lo único que se necesita es tener fe.
En esta ocasión no solo queremos saber cómo conseguir un milagro también queremos tocar el corazón de Dios eso sería más que tan solo un milagro.

Como recibir un Milagro y también tocar el corazón de Dios.
1. Humillándonos delante de Dios. V 2 a “Y he aquí vino un leproso y se postró ante él,” la humildad de una persona tiene que ver con su actitud frente a lo que hace. De la actitud de una persona depende el que se le abra o se le sierren puertas de oportunidades.
El postrarnos o cerrar nuestros ojos cuando nos dirigimos a Dios no tiene nada que ver con religiosidad. Es una actitud de reverencia y honra delante de Dios.
2. Sometiéndonos a su voluntad. V 2 b “diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme.” lo que más deseamos nosotros es que Jesucristo haga un milagro en nuestra vida pero esto es algo que solo lo decide el. El propósito de Jehová para nuestra vida es lo más importante.
En lo secular también es muy importante que aprendamos a pedir y no a exigir. Es más fácil lograr que alguien haga lo que queremos cuando se lo pedimos. Decir por favor, gracias. Etc. Es algo que nos hace ver agradables ante los demás.
3. Rogando. V 5 “Entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole,” a muchas personas parece habérseles olvidado que el que manda y gobierna es Jesucristo por lo tanto el decide que hacer y qué no hacer. Muchas veces nosotros creemos que tenemos que gritar u ordenar para recibir un milagro.
Hay una cosa importante que debemos tener en cuenta. Hay algunas cosas que la gente no tiene que hacer por obligación hacia nosotros.
3.1. No es obligación que los demás nos tengan que amar. Solo por el hecho de habernos casado no es obligación que nuestra pareja nos siga amando o que nosotros los amemos. El amor es algo que nos tenemos que ganar o lo debemos cultivar.
3.2. Nuestros padres tienen algunas obligaciones con nosotros los hijos pero no por esto les debemos obligar hacer lo que se nos antoje.
4. Siendo Humildes. V 8 “Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará.” una persona humilde no se cree más que los demás antes por lo contrario siempre reconoce las cualidades de los demás.
5. Teniendo fe verdadera. V 10 “Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían:De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe.” Muchas personas dicen tener fe pero permiten que las circunstancias de su vida les hagan dudar.
6. Creyendo Firmemente. V 13 “Entonces Jesús dijo al centurión: Ve, y como creíste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora.” dependiendo del tamaño de nuestra creencia es lo que recibiremos. Jesús le dijo al centurión que recibiría de acuerdo a la forma que el haya creído.
7. Por Misericordia de Dios. V 14-15 “Vino Jesús a casa de Pedro, y vio a la suegra de éste postrada en cama, con fiebre. Y tocó su mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó, y les servía.” muchas veces no necesitamos pedirle. Es Jesucristo quien toma la decisión de ayudarnos. La suegra de pedro no le rogo por un milagro fue Jesús quien decidió hacerlo.

Cualquiera que tenga fe puede conseguir un milagro. Pero no todos pueden agradar el corazón de Jesús. Pídele a Jesucristo un milagro pero sobretodo trata de agradar su corazón.