jueves, 8 de marzo de 2018

El Todo por el Todo. Lucas 21.


Resultado de imagen para da lo mejor de tiJesús como buen maestro aprendía y enseñaba de la cotidianidad es decir de lo que le sucedía a su alrededor.
En este caso Jesús ve una escena en particular y la utiliza para enseñar.
Ve a unos ricos y a una mujer viuda y pobre dando ofrenda. V 1-2 “Levantando los ojos, vio a los ricos que echaban sus ofrendas en el arca de las ofrendas, Vio también a una viuda muy pobre, que echaba allí dos blancas.
De esta escena surge una Pregunta: ¿Quién dio más la viuda pobre o los ricos? Tu como buen matemático que contestarías. Ahora veamos la respuesta de Jesús. V 3 “Y dijo: En verdad os digo, que esta viuda pobre echó más que todos.
¿Cómo así porque ella dio más que los ricos? Veamos la respuesta de Jesús. V 4 “Porque todos aquéllos echaron para las ofrendas de Dios de lo que les sobra; mas ésta, de su pobreza echó todo el sustento que tenía.
Las personas de éxito no son las que más tienen, las personas de éxito son las que más hacen, hay quienes tienen mucho y hacen poco y hay quienes tienen poco y hacen mucho.
Las iglesias numerosas no son las más grandes, las iglesias más grandes son las que más impactan en la humanidad.
Las personas de éxito son aquellas que dan el todo por el todo, que cosas quieres alcanzar porque no lo has conseguido, no será que no estás dando el todo por el todo. Una cosa es que la vaca ofrezca su leche y otra muy diferente que ella se ofrezca para un asado.
¿Cuánto dio Jesús para lograr su propósito de salvar a la humanidad? Jesús dio el todo por el todo dio su propia vida.
La única forma para que algún día llegue lo mejor a nosotros es si damos lo mejor de nosotros, no podemos esperar lo mejor si lo que damos no es lo mejor.
Como Llegamos a dar todo por el Todo.
1. Teniendo un Propósito que alcanzar. 1 Corintios 9: 26 “Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire,
2. Siendo apasionados por lo que hacemos o queremos lograr. Colosenses 3: 23 a “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón” una persona no apasionada es una persona tibia. Apocalipsis 3: 16 “Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca” ser apasionado es mucho más que tan solo amar, alguien puede amar y no ser apasionado. Eso es lo que pasa con muchas relaciones de esposos, se aman pero ya no hay pasión.
3. Teniendo una motivación. Colosenses 3: 23 b “, como para el Señor y no para los hombres” solo cuando tenemos una buena motivación para actuar somos capases de dar el todo por el todo.  Cuando nuestra motivación son las demás personas es posible que nos decepcionemos y nos desanimemos no todos valoran lo que hacemos.
4. Creyendo que todavía no lo hemos conseguido todo.  Filipenses 3: 12 “No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús” el que cree que ya lo ha conseguido todo ya no se esfuerza por dar más.
5. Olvidándonos de los logros anteriores. Filipenses 3: 13 “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante” el solo pensar en los logros anteriores hace que entremos en una zona de confort y de resignación. Para lograr grandes cosas es necesario desacomodarnos.
6. Fijándonos una Meta. Filipenses 3: 14 “prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” El que no sabe hasta donde tiene que llegar difícilmente puede avanzar. El que no sabe que quiere se queda estancado.
7. No sintiéndote Inferior a los demás. 2 Corintios 11: 5 “y pienso que en nada he sido inferior a aquellos grandes apóstoles.” si los demás no reconocen lo que eres valórate a ti mismo. 2 Corintios 12: 11 “Me he hecho un necio al gloriarme; vosotros me obligasteis a ello, pues yo debía ser alabado por vosotros; porque en nada he sido menos que aquellos grandes apóstoles, aunque nada soy
Para lograr grandes cosas en la vida se necesita mucho mas que tan solo soñar o desear, el deseo es el primer paso, pero después del deseo se debe estar dispuesto a dar todo de nosotros para poder lograr lo que nos proponemos, si todavía no has conseguido lo que has deseado, pregúntate. ¿si estás dando lo mejor de ti, si lo estás dando todo?