jueves, 24 de mayo de 2018

Hacia donde Vas. Juan 8.


Resultado de imagen para cuando un hombre se para donde vaLa clave para poder avanzar en la vida es saber hacia dónde vamos, se dice que el que no sabe para dónde va está perdido y cualquier bus le sirve.
 Jesucristo podía defender su posición en este mundo porque él sabía perfectamente de donde venía y para donde iba. V 14 “Respondió Jesús y les dijo: Aunque yo doy testimonio acerca de mí mismo, mi testimonio es verdadero, porque sé de dónde he venido y a dónde voy; pero vosotros no sabéis de dónde vengo, ni a dónde voy.”  Saber de dónde venimos nos ayuda a determinar nuestro destino.

Que Produce el no saber para Donde Ir.
1. Indecisión. Si no sabemos exactamente para adónde vamos tampoco podemos escoger o marcar un camino. El tener una meta clara hace que podamos escoger el mejor camino para avanzar.
2. Estancamiento. La indecisión no nos hace avanzar y lo más grave provocamos estancamiento en los demás. El estancamiento también produce retroceso ya que los demás siguen avanzando.
3. Fracaso. El no saber qué es lo que queremos hace que lo que hagamos nos quede mal y sobre todo no lo disfrutamos.
Que Produce el saber para donde Ir.
1. Puede Guiar a Otros. V 12 “Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida la clave para que los Lideres familiares (Padres) Religiosos o Sociales lleven a su grupo a obtener el Éxito es saber para donde va o que es lo que quiere lograr.
2. No se deja Influenciar por los Demás. V 4-8 “Le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices? Más esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo. Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella. E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra.” cuando una persona no sabe para dónde va es decir no sabe que es lo que quiere siempre termina haciendo lo que otros le dicen que haga.
3. No Juzga de Manera Apresurada. V 10-11, 15 “Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más. Vosotros juzgáis según la carne; yo no juzgo a nadie.” Las personas más criticonas e inconformes con todo son aquellas que no son nadie, o no tienen ningún propósito, todo lo miran desde la óptica de sus prejuicios y traumas.
4. Puede escoger a quienes le pueden Ayudar. V 31 “Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos” es imposible que alguien que no sabe que es lo que quiere y para donde va se pueda rodear de personas idóneas o capacitadas.
5. Es Libre. V 32 “y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” el conocimiento de lo que se quiere genera libertad, una persona que no sabe lo que quiere vive esclava de los prejuicios y temores.
6. No Hace las cosas solo por Figurar. V 54 “Respondió Jesús: Si yo me glorifico a mí mismo, mi gloria nada es; mi Padre es el que me glorifica, el que vosotros decís que es vuestro Dios.” las personas que saben para donde van o que es lo que quieren hacen las cosas porque les gusta.
·         6.1. Disfrutan lo que hacen por esta razón nunca se desaniman ni se cargan.
·         6.2. Las Cosas les queda bien.
7. Sabe cuándo debe actuar y cuando No. V 59 “Tomaron entonces piedras para arrojárselas; pero Jesús se escondió y salió del templo; y atravesando por en medio de ellos, se fue.” las personas que saben lo que quieren o para donde van no viven de la improvisación, siempre tienen un plan de acción son personas de Orden.
Para lograr tener vidas de excelencia es necesario saber qué es lo que se quiere y para donde se va. El que no sabe para dónde va está perdido, por lo tanto está condenado a vivir en fracaso.