jueves, 12 de julio de 2018

Una Vida Fructífera. Juan 15.


Resultado de imagen para vida fructiferaEl problema de muchos cristianos que son buenos cristianos porque nunca dejan de congregarse, siempre estudian la palabra y sobre todo Oran con mucha intensidad es que a pesar de todas estas actividades espirituales siempre viven en mediocridad total y en una pobreza abrumadora, tanto en lo económico como en lo emocional o intelectual
La pregunta sería entonces. ¿Por qué viven tan mal si dicen ser tan buenos cristianos?
La Razón es muy simple, la palabra de Dios ese manual espectacular lo han tomado simplemente para cuestiones religiosas y se les ha olvidado que en ese manual maravilloso.

Jesucristo también nos dejó enseñanzas importantes para que logremos vidas de excelencia no solo en lo espiritual, nuestra vida de excelencia también se debe proyectar en lo Físico o secular.
Jesucristo quiere ayudarnos a superarnos humanamente es decir él quiere darnos salvación y vida eterna, pero también quiere dignificarnos para que vivamos en un paraíso  aquí en la tierra mientras vamos a la vida eterna.
Jesucristo es un Dios maravilloso que vino a la tierra a enseñarnos a cómo conseguir vidas de Éxito.
1. Exige Resultados es decir Exige Frutos a quienes no lo están Produciendo. V 2 a “Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará” la única forma de llegar a tener una vida de Éxito es si somos fructíferos. Las personas perezas, los inútiles o los que no hacen nada están condenados a vivir en el Fracaso.
2. A quienes ya están dando Fruto les exige que deben dar más. V 2 b “y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto” la única forma de seguir siendo el primero es si se sigue avanzando más.
El buen atleta que ya nadie le puede ganar, para no estancarse e ir en retroceso tiene que competir para romper su propia marca, es decir tiene que competir contra el mismo.
Como tener una Vida Fructífera.
1. Limpiándonos. V 2 b “y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto” son los consejos de Jesús a través de su palabra los que nos limpia para dar buenos frutos. V 3 “Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado
o   Debemos Limpiarnos de la Pereza, del Desanimo
o   De los Prejuicios. Es que no puedo o no soy Capaz.
2. Permaneciendo en Jesús. V 4 “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. ” no dice cerca de Jesús. Dice en Jesús ya que es lo que nos transmite Jesús lo que nos hace fructificar.
·         2.1. Nos transmite Vida. Juan 14: 6 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” vida es mucho más que respirar, es tener pasión por lo que se hace.
·         2.2. Nos transmite sazón o chispa para hacer las Cosas. Mateo 5: 13 “Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.” la alegría con que hacemos las cosas hace que seamos fructíferos.
·         2.3. Nos da Visión. Juan 8: 12 “Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” es Jesucristo quien nos muestra hacia donde debemos ir, con Cristo podemos proyectarnos hacia lo que queremos lograr.
3. Preparándonos para el Rechazo. V 18 “Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros.” la mejor forma de estar preparado para algo que ha de venir es sabiendo que va a llegar. V 20 “Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra” Jesucristo no nos niega que habrá rechazo, es más él dice si yo que soy el maestro fui rechazado porque ustedes no.
La mejor forma para prepararnos para el rechazo es haciéndonos a la idea de que nos van a rechazar, de esta manera si nos reciben a si sea de mala gana será ganancia.
Esto no significa que debemos resignarnos a perder esto significa que si sabemos que nos van a rechazar nos debemos preparar para mejorar lo que estamos haciendo.
El buen arquero no es aquel que piensa que no le van a patear valones a su arco, por lo contrario el entrena pensando en detener los valones que le van a patear.
Jesucristo no solo quiere darnos salvación y vida eterna, él quiere darnos vidas de excelencia y la única forma de conseguirlo es si somos fructíferos o si estamos en condiciones de producir. Los que no producen viven en mediocridad y fracaso.