jueves, 23 de marzo de 2017

Porque no vemos Milagros. Mateo 17.

Resultado de imagen para fe como un granito de mostazaTodos los que decimos creer en Cristo de una o de otra forma hemos tenido una necesidad y hemos esperado un milagro de parte de Dios.
El problema es que no todos hemos podido disfrutar del maravilloso privilegio de contar con un milagro.
En muchas ocasiones nos hemos atrevido a orar por otros para que reciban algún milagro y nos hemos sentido decepcionados porque no hemos visto resultados favorables. Este era el caso de los discípulos de Jesús. V 15-16 “Señor, ten misericordia de mi hijo, que es lunático, y padece muchísimo; porque muchas veces cae en el fuego, y muchas en el agua. Y lo he traído a tus discípulos, pero no le han podido sanar
Muchos nos hemos hecho la pregunta. ¿Por qué si somos cristianos no hemos experimentado milagros en nuestra vida? Esta también era la inquietud de los discípulos. V 19 “Viniendo entonces los discípulos a Jesús, aparte, dijeron: ¿Por qué nosotros no pudimos echarlo fuera?
Porque no vemos Milagros.
1. Poca Fe. V 20 “Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible.” lo poco no tiene que ver con la cantidad. La poca o la mucha fe tiene que ver con el grado de convencimiento. Hebreos 11: 1 “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.
2. Poca Disposición a Creer. Marcos 9: 22-23 “Y muchas veces le echa en el fuego y en el agua, para matarle; pero si puedes hacer algo, ten misericordia de nosotros, y ayúdanos. Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.” todos los seres humanos tenemos disposición a creer en algo podemos creer en lo bueno o en lo malo. La fe es positiva y es negativa: si tú dices que no puedes esa es tu fe por lo tanto nunca podrás.
Presentimiento con este nombre conocemos a la disposición a recibir algo. Muchas personas cuando les pasa algo malo dicen: yo ya lo presentía es decir en el fondo lo anhelaba. Job 3:25 “Porque el temor que me espantaba me ha venido,
Y me ha acontecido lo que yo temía.
3. No entender las categorías o géneros de las Enfermedades. Si tú no sabes lo que te está pasando difícilmente podrás atacar o buscar la solución. Mateo 17: 21 “Pero este género no sale sino con oración y ayuno.” 
3.1. Genero Espiritual. 1 Corintios 2: 13 “lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual” las enfermedades generadas por huestes espirituales se sanan con Oración y ayuno es decir con una buena relación con Dios.
3.1.1. No debemos ayunar por interés porque esto solo sería aguantar hambre. Isaías 58: 3-4 ¿Por qué, dicen, ayunamos, y no hiciste caso; humillamos nuestras almas, y no te diste por entendido? He aquí que en el día de vuestro ayuno buscáis vuestro propio gusto, y oprimís a todos vuestros trabajadores. He aquí que para contiendas y debates ayunáis y para herir con el puño inicuamente; no ayunéis como hoy, para que vuestra voz sea oída en lo alto
3.1.2. El ayuno no solo es dejar de comer alimentos físicos, el verdadero ayuno es un estilo de vida. Isaías 58: 6-7 ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano?
3.2. Genero Emocional. O conocido como enfermedad psicosomática. En este caso obra la disposición a ser sanado o sanada. Mateo 9: 20 – 21 “Y he aquí una mujer enferma de flujo de sangre desde hacía doce años, se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto; porque decía dentro de sí: Si tocare solamente su manto, seré salva.” tú decides como quieres vivir.
3.3. Genero Físico. A demás de la fe se requiere cuidados físicos. Buenos hábitos de alimentación, ejercicios, sueño suficiente. Etc. Hechos 27: 34 “Por tanto, os ruego que comáis por vuestra salud; pues ni aun un cabello de la cabeza de ninguno de vosotros perecerá.
4. Incredulidad. Marcos 9: 24 “E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad.” muchas veces nosotros creemos que hay cosas imposibles para Dios. Lucas 18: 27 “Él les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios.
Jehová es un Dios maravilloso que quiere hacer milagros en nuestra vida pero para que eso sea posible se necesita de nuestra disposición, si no estás dispuesto a recibir un milagro, Dios no podrá hacer ningún milagro en tu vida.