jueves, 28 de agosto de 2014

El Gozo de la Elección. Romanos 9 - 10.

Cuando un jugador de futbol es elegido por el técnico de la selección de su país se siente el hombre más feliz, no se cambia por nadie, es mas todos los jugadores trabajan duro porque aspiran ser elegidos.
En el mundo espiritual sucede lo mismo ahora tu y yo somos cristianos nos consideramos parte de su pueblo, hemos nacido de nuevo y todo lo viejo ha pasado, somos nuevas criaturas. 2 Corintios 5: 17 “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.
Pero sabes una cosa hay muchas personas que también quieren cambiar dejar todo atrás y comenzar de nuevo pero por mucho que se esfuerzan no lo han logrado.
¿Sabes porque tú y yo si lo hemos conseguido? ¿Fue nuestra fuerza de Voluntad? ¡No! Fue Jesucristo quien nos eligió para que podamos tener una nueva vida. Juan 15: 16 “No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.” solo que como no es la selección de nuestro país y tampoco somos futbolistas no nos entusiasmamos mucho, pero deberíamos ser las personas más felices de saber que fue Jesucristo quien se fijó en nosotros cuando más inmundos estábamos.
Cosas a tener en cuenta en la elección que hace Jesucristo.
1. Dios es libre de escoger a quien él quiere. V 13-15 “Como está escrito: A Jacob amé, más a Esaú aborrecí. 9:14 ¿Qué, pues, diremos? ¿Qué hay injusticia en Dios? En ninguna manera.  9:15 Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca” aborrecer no es odiar. Es amar menos que o simplemente escoger a alguien por encima de otra persona.
2. No depende de nuestras fuerzas o aptitudes. V 16 “Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.” no importa cuánto quiera o cuanto se prepare si Dios no lo elige de nada sirve. Dios no escoge a personas importantes él las hace importantes cuando las escoge. 1 Corintios 1: 26-27 “Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles;  1:27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;
3. Dios es el creador y el hace su voluntad. V 20-21 “Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó? ¿Por qué me has hecho así?
9:21 ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?
” tú y yo quienes somos para contradecirlo o poner en duda sus decisiones. La diferencia con el jugador de futbol y nosotros es que al jugador se le tiene en cuenta su capacidad y nosotros fuimos elegidos solo por misericordia.
4. Nuestras obras no alcanzan para ser elegidos. V 31-32 “más Israel, que iba tras una ley de justicia, no la alcanzó, ¿Por qué? Porque la seguían no por fe, mas como por las obras de la ley: por lo cual tropezaron en la piedra de tropiezo,
5. Hoy somos salvos por la gracia de Dios no por nuestros méritos. 10: 9 “que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” Cristo se convierte en el fin de la ley sin gracia. 10: 4 “porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree.
Esto no quiere decir que ya la ley no existe. Mateo 5: 17 -18 “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. 5:18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.” todo lo de la ley se tiene que cumplir la única diferencia es que ahora se le aplica gracia.
La ley sin gracia significa que si alguien comete un error o la infringe es condenado. La ley con gracia significa que si alguien se equivoca puede apelar al arrepentimiento y ser perdonado.
Ejemplos de ley con o sin gracia:
1. El caso de la mujer adúltera. Juan 8: 1-11 “y Jesús se fue al monte de los Olivos.  8:2 Y por la mañana volvió al templo, y todo el pueblo vino a él; y sentado él, les enseñaba.  8:3 Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio,  8:4 le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio.  8:5 Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?  8:6 Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús,  inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo.  8:7 Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.  8:8 E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra.  8:9 Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio.  8:10 Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?  8:11 Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.” En la ley sin gracia era apedreada, con gracia fue   perdonada.
2. La Constitución de cualquier país. Si alguien mata a alguien merece cárcel. Si se le aplicara gracia. Podría arrepentirse y ser perdonado. Esto no quiere decir que se acaba la constitución o la ley lo que quiere decir es que ahora es más benévola.  
En cualquiera de los dos ejemplos la ley sigue funcionando solo que ahora con la gracia se aplica de manera diferente. Ya existe el arrepentimiento y el perdón.

Si Jesucristo te ha elegido para salvarte de la condenación eterna y también de la inmundicia en la que vivías entonces siéntete no solo orgulloso, siéntete agradecido por el inmenso amor que nos tiene Jesús.