jueves, 21 de agosto de 2014

Comenzar de Nuevo. Romanos 6-8.

Todos hemos cometido errores y de alguna forma nos hemos equivocado muchas veces.
Algunas de esas equivocaciones nos han llevado al desánimo a querer tirar la toalla.
La mejor manera de corregir es comenzando de nuevo. Comenzar de nuevo es volver a nacer. Es darse otra Oportunidad.
Para que algo nazca de nuevo necesariamente debe morir.
Pecar es errar al blanco es decir equivocarnos la única forma de corregir nuestras equivocaciones es muriendo a ellas o renunciar a seguirlas cometiendo.
Que debemos tener en cuenta para morir o comenzar de nuevo.
1. El Bautismo. Esto es a nivel espiritual. 6: 3-4 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido  bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?  6:4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.” el bautismo es un símbolo de manera visible de nuestra entrega y transformación. Al igual que un anillo es un símbolo del compromiso de una pareja cuando se casa.
2. El morir al pecado es nuestra decisión. V 11 “Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro” el hacer lo bueno o el hacer lo malo es nuestra decisión.
Nuestra vida es como una casa nadie puede entrar si no se lo permitimos. En la puerta esta Jesucristo esperando que le abramos. Apocalipsis 3: 20 “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo” pero en esa misma puerta también está el pecado. Génesis 4: 7 “Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.” nosotros escogemos a quien queremos dejar entrar.
3. Entendiendo que nosotros tan solo somos instrumentos sea para el bien o para el mal. Nosotros decidimos a quien nos ofrecemos. V 13 “ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia
4. No Pierdas tu fuerza, Cambia de dirección. V 19 “Hablo como humano, por vuestra humana debilidad; que así como para iniquidad presentasteis vuestros miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santificación presentad vuestros miembros para servir a la justicia.” así como eras de fuerte para hacer lo malo es necesario que mantengas la misma fuerza para hacer el bien. Hay muchos que en el mundo eran muy dinámicos y eficientes y ahora que están con Cristo se han hecho negligentes y débiles.
5. Analiza lo que ganabas antes y lo que ganas hoy. V 21-22 ¿Pero qué fruto teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte.  6:22 Más ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna” una forma de nunca desanimarnos de la vida cristiana seria recordando de donde nos rescató Cristo y como nos tiene hoy.
Al que tú hagas entrar en tu corazón es el que terminara gobernando tu cuerpo.
1. Si dejas entrar al pecado terminaras haciendo lo malo así no quieras. 7: 15-18 “Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago. 7:16 Y si lo que no quiero, esto hago, apruebo que la ley es buena.  7:17 De manera que ya no soy yo quien hace aquello, sino el pecado que mora en mí.  7:18 Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo
2. Si dejas entrar a Cristo tu cuerpo terminara haciendo lo bueno. 8: 10-11 “Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, más el espíritu vive a causa de la justicia.
8:11 Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los  muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.
Mantenerse en santidad es una lucha y un sufrimiento que más adelante será recompensado. V 18 “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.
La única forma de vencer es teniendo al espíritu santo. V 26 “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.” con el espíritu de Dios de nuestra parte nunca nos separaremos de Jesucristo no importa cuales sean las circunstancias. V 37-39 “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.  8:38 Por lo cual estoy  seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por  venir,  8:39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.
Para hacer lo bueno es necesario obligarse. 1 Corintios 9: 27 “sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.” para pablo el hacer lo bueno era como aporrear su cuerpo.
Si quieres nacer de nuevo tan solo dispón tu corazón deja que el espíritu de Dios more en ti, esfuérzate y se valiente al  tomar la decisión correcta y el resto lo hará Jesucristo.