jueves, 14 de agosto de 2014

Justificados por Cristo. Romanos 5.

Justificar es argumentar o dar razones por lo cual se hizo o se dejó de hacer algo. Para poder hacer un juicio favorable o desfavorable.
La justificación se puede hacer de manera personal es decir el implicado asume su defensa o lo hace otra persona, su tutor, su padre. Etc.
Nosotros estábamos condenados. V 12-13 “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la  muerte pasó a todos los hombres, por cuanto  todos pecaron.  5:13 Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado.
Cuando nos metemos en problemas en este mundo nos podemos justificar a nosotros mismos. Pero en asuntos de salvación nuestras obras no bastan para justificarnos, no hay nada aquí en la tierra que pueda argumentar a nuestra defensa. El único que puede hacerlo es Jesucristo. Gálatas 2: 16 “sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado.
Beneficios de la justificación.
1. Tenemos Paz. Ahora somos libres de toda ansiedad. La ansiedad nos hacía vivir infelices, sin saber qué hacer y hasta que querer. V 1 “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo;
2. Nos hace ser firmes, con Jesucristo sabemos que queremos, ahora tenemos un propósito o una razón para vivir. V 2 “por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.” sin Jesucristo no éramos firmes éramos inestables ahora con el tenemos dominio propio. 2 Timoteo 1: 7 “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.
3. Podemos manejar las tribulaciones. V 3 “Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia;” Jesucristo no va a quitarnos los problemas ¿Qué hace Dios entonces?
1.      Él nos entrena para la batalla y salir victoriosos. Salmos 144. 1 “Bendito sea Jehová, mi roca, Quien adiestra mis manos para la batalla, Y mis dedos para la guerra;
2.      Él nos hace ver los problemas de una manera diferente. 2 Reyes 6: 16-17 “Él le dijo: No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos. 
6:17 Y oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo.” en realidad la dificultad no está en los problemas sino en la actitud que asumimos frente a ellos.
4. Tenemos Paciencia y desarrollamos esperanza. Ya nada nos desespera. V 4 “y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza;” hay personas en el mundo que tienen menos problemas que un cristiano y están desesperados al punto del suicidio.
5. Podemos experimentar el Amor de Dios. V 5 “y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.” antes aunque lo podíamos tener todo nuestro corazón tenia vacíos que buscábamos llenar con vicios.
Ahora entendemos verdaderamente lo que Cristo hizo por nosotros. V 8 “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.
6. Por la justificación ahora somos reconciliados con Dios, ahora volvemos a estar en amistad con él. V 10 a “Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo
7. Somos Salvos. El regalo más maravilloso que alguien nos pudo haber dado. V 10 b “mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.

Solo Jesucristo puede justificarnos delante de nuestro padre Jehová. Nunca te apartes de él. Si con Jesucristo tenemos problemas imagínate lo que sería nuestra vida sin él. Solo Jesucristo nos da la fortaleza para aguantar, las fuerzas para avanzar y el coraje para salir victoriosos.