jueves, 30 de octubre de 2014

Contagio Mortal. 1 Corintios 5-6.

Cada vez que escuchamos en las noticias que hay una enfermedad grave y que muchas personas se están contagiando de manera rápida, nos preocupamos en gran manera y tomamos todas las medidas de seguridad del caso.
Nadie quiere estar enfermo por lo tanto cuando miramos a una persona así sea con una leve gripa ya nos da miedo de contagiarnos.
El pueblo de Dios también estaba contagiándose poco a poco y esto era algo que al apóstol Pablo le preocupaba mucho
Cuando la contaminación es física nos podemos dar cuenta con más rapidez, pero cuando la contaminación es espiritual no nos percatamos ni tampoco nos interesa.
La iglesia de corinto se estaba contaminando muy rápidamente. V 1 “De cierto se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los gentiles; tanto que alguno tiene la mujer de su padre” la maldad que se vivía en su interior superaba a la maldad del mundo.
Que produce el contagio espiritual.
1. Encariñarse con la enfermedad, sentirse orgulloso de ella. V 2 “Y vosotros estáis envanecidos. ¿No debierais más bien haberos lamentado, para que fuese quitado de en medio de vosotros el que cometió tal acción?” en una enfermedad física sería ilógico decir que amamos la enfermedad. Pero en el caso espiritual muchas veces si amamos lo malo que estamos haciendo. En el hogar nos sentimos orgullosos de gritar. Etc.
2. No echar fuera de nosotros lo que está causando ese contagio. V 5 “el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.” pablo se refería a que era mejor que ese hombre fuera expulsado para que al ser tratado en el mundo sienta la necesidad de volver a los caminos de cristo. Muchas veces solo la necesidad nos hace reaccionar y avanzar.
3. Creer que lo malo que hacemos es muy pequeño e insignificante. V 6 “No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa?” no importa si una papa es muy pequeña, si está podrida tarde o temprano terminara pudriendo a las demás.
4. No limpiarnos adecuadamente tanto físicamente como espiritualmente. V 7 “Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.” en una congregación es normal que continuamente estén transitando cantidad de personas unas con buenas intenciones y otras con muy malas costumbres por esta razón es necesario constantemente estar limpiando.
5. Juntarse con personas contagiadas. V 9 “Os he escrito por carta, que no os juntéis con los fornicarios” el mundo está lleno de gente contaminada con la cual tenemos que convivir de manera diaria. Pablo nos manda que nos alejemos de los que dicen ser cristianos pero no lo son. V 10-11 “no absolutamente con los fornicarios de este mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o con los idólatras; pues en tal caso os sería necesario salir del mundo. 5:11 Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis.
6. No Lavar nuestra ropita sucia en casa. Es decir andar contando nuestros problemas personales a gente extraña. 6: 1 ¿Osa alguno de vosotros, cuando tiene algo contra otro, ir a juicio delante de los injustos, y no delante de los santos?” soluciona los problemas al interior de tu casa o de la iglesia. 6: 5 “Para avergonzaros lo digo. Pues qué, no hay entre vosotros sabio, ni aun uno, que pueda juzgar entre sus hermanos,
7. La falta de tolerancia. V 7-8 “Así que, por cierto es ya una falta en vosotros que tengáis pleitos entre vosotros mismos. ¿Por qué no sufrís más bien el agravio? ¿Por qué no sufrís más bien el ser defraudado? 
6:8 Pero vosotros cometéis el agravio, y defraudáis, y esto a los hermanos” la intolerancia lleva a las personas a vivir en constante guerra.
Como evitar ser contagiados.
1. Vivir de manera digna en la casa y en el templo. V 9-10 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,  6:10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.” las malas costumbres dañan nuestra buena manera de vivir.
2. Dejar que Jesucristo y el espíritu santo nos limpie. V 11 “Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.” solo Jesucristo puede transformar nuestra vida.
3. Saber que aunque hay cosas que no son prohibidas no nos conviene hacerlas. V 12 “Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, más yo no me dejaré dominar de ninguna
4. Creer que nuestro cuerpo es templo del espíritu santo. V 19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?
5. Portarnos bien por agradecimiento a Dios. V 20 “Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

No permitas que las malas costumbres del mundo dañen las buenas costumbres que has adquirido con Dios. El portarnos en santidad es más una cuestión de agradecimiento por lo que Dios ha hecho en nuestra vida personal y familiar.