miércoles, 31 de diciembre de 2014

Busca una Razón para Vivir. 1 Corintios 15

La única forma para llegar a ser una persona de éxito es si tenemos una razón o un motivo para lograrlo.
Todas las personas de éxito han logrado conquistar sus sueños porque han tenido una razón que los motivaba a seguir luchando.
Todas las cosas importantes y hermosas cuestan antes de conseguirlas por lo general nos encontramos con miles de obstáculos que podemos vencerlos solamente si tenemos una razón fuerte para seguir luchando.
Cuando una persona no tiene un motivo para luchar por algo, por lo general siempre es víctima del desanimo. Uno de los virus más poderoso que ataca a los mediocres.
Y en algunas ocasiones como dice la canción es necesario tener un motivo y una razón. El motivo para trabajar es ganar dinero, pero la razón puede ser que me gusta ese trabajo. El motivo tal vez solo encierra una necesidad, la razón involucra el conocimiento y las emociones de un individuo con relación a lo que hace.
Para llegar a ser un verdadero cristiano, un cristiano triunfador se necesita tener una razón, un motivo fuerte capaz de hacernos superar las aflicciones, los milagros no son un motivo suficiente para convertirnos en luchadores, los milagros emocionan en el momento en que llegan a nuestra vida, pero así mismo desaniman cuando ya no los vemos con frecuencia. O al menos no de la manera como lo esperábamos.
La única razón para mantenernos firmes y sobre todo fieles a Jesucristo es saber que luchamos por nuestra salvación y vida eterna. V 2 “por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano.
Para esto es necesario entender la razón de nuestra salvación y no solo creer por creer que Dios hace milagros. El pueblo de Dios se perdió por falta de conocimiento no por falta de milagros.
Lo que debemos entender es:
1. Cristo Murió por Nuestros pecados. V 3 “Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras;
2. Resuscito al tercer día. V 4 “y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;” creemos en un Dios vivo, no en un Dios muerto, creemos en un poderoso Rey capaz de ayudarnos, capaz de salvarnos.
El que no cree que Cristo murió por nuestros pecados, todavía está en pecado. V 17 “y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados.” Claro que esto no se debe prestar para vivir en libertinaje.
Si no hay un motivo y una razón para hacer algo en vano luchamos por conseguirlo. V 32 “Si como hombre batallé en Éfeso contra fieras, ¿qué me aprovecha? Si los muertos no resucitan, comamos y bebamos, porque mañana moriremos.
Solo cuando tenemos un motivo tenemos ganas, coraje para luchar, para abstenernos de aquello que sabemos no nos ayuda a lograr nuestro propósito. V 34 “Velad debidamente, y no pequéis; porque algunos no conocen a Dios; para vergüenza vuestra lo digo.
El tener un motivo para luchar y la gracia de Dios hace que trabajemos más que los demás y esto hace que logremos llegar a ser los mejores o al menos estar entre los mejores. V 10 “Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo.
Si ya estas cansado de vivir, si la rutina a llegado a tu vida, entonces ya es hora de busques un motivo y una razón para hacer las cosas y siempre iras de lo bueno a lo mejor y de lo mejor a lo excelente.