jueves, 26 de febrero de 2015

Como Vivir Bien. 2 Corintios 8.

Todos los seres humanos no importa cuál sea nuestra clase social siempre queremos vivir bien. Por esta razón muchos están dispuestos hacer lo que sea hasta irse en contra de los derechos de los demás.
La verdad es que vivir bien de manera independiente es imposible. La única forma de vivir bien es disfrutando y aprovechando la compañía de los demás. Dios desde un principio se dio cuenta que no era bueno que el hombre estuviera solo. Génesis 2: 18 “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.
Vivir bien es poder estar en armonía con todos, tener lo necesario y poder disfrutar lo que se tiene.
Como vivir bien.
1. Tener la Gracia de Dios. V 1 “Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia;” solo con Jesucristo podemos vivir bien. Si mejora nuestra relación con Dios mejora nuestra relación con nosotros mismos y si mejora nuestra relación personal también mejora nuestra relación con los demás.
2. Tener una actitud positiva en cada una de las etapas de nuestra vida. En especial:
2.1. En momentos de Tristeza. V 2 a “que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo.
2.2. En los Momentos de pobreza. V 2 b “y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad” la verdad es que el problema no está en los problemas. El problema está en la actitud que asumamos frente al problema.
3. Dar más de lo que podemos. V 3 “Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aún más allá de sus fuerzas,” no solo en lo económico también debemos exigirnos en nuestra forma de actuar. Tenemos mucho por dar: amor, buen trato, una palabra de amor, un abrazo. Etc. Esto nos permite avanzar y crecer. Para Dios la persona que solo hace lo que le toca sin exigirse más de lo que hace es un inútil. Lucas 17: 10 “Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos.
4. Anhelando dar más. Solo cuando sale de nuestro corazón no nos cansamos. V 4 “pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos.
5. Entregándose por el todo a lo que se hace. V 5 “Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios” en el mundo muchos dicen hacer las cosas con alma, corazón y sombrero.
6. Enseñando a los demás. V 6-7 “de manera que exhortamos a Tito para que tal como comenzó antes, asimismo acabe también entre vosotros esta obra de gracia.  8:7 Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia.” si tú quieres vivir bien en tu casa tienes que enseñarle a tu pareja o a los miembros de tu casa que es lo que quieres hacer. Es necesario enseñar a Amar.
7. Siendo ejemplo. V 9 “Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.” los seres humanos aprendemos mas de lo que vemos que de lo que escuchamos.
8. Estar dispuesto. Sin disposición es imposible luchar por algo. V 12 “Porque si primero hay la voluntad dispuesta, será acepta según lo que uno tiene, no según lo que no tiene.
9. Preocupándose los unos por los otros. V 13-14 “Porque no digo esto para que haya para otros holgura, y para vosotros estrechez,  8:14 sino para que en este tiempo, con igualdad, la abundancia vuestra supla la escasez de ellos, para que también la abundancia de ellos supla la necesidad vuestra, para que haya igualdad,
10. Dando Buen manejo de los recursos. 19-21 “y no sólo esto, sino que también fue designado por las iglesias como compañero de nuestra peregrinación para llevar este donativo, que es administrado por nosotros para gloria del Señor mismo, y para demostrar vuestra buena voluntad;  8:20 evitando que nadie nos censure en cuanto a esta ofrenda abundante que administramos,  8:21 procurando hacer las cosas honradamente, no sólo delante del Señor sino también delante de los hombres.” una buena administración es fundamental para vivir bien y sobre todo crecer.

Vivir bien no es fácil pero tampoco es imposible lo único que se necesita es dejarse guiar por Dios a través de su santo espíritu, disponernos para cada día ser mejores en todo y sobre todo no siendo tacaños con lo que tenemos tanto en lo material como en lo emocional.