jueves, 23 de enero de 2014

La Importancia de saber lo que quieres. Juan 19.

VER VÍDEO.
¿Sabes lo qué quieres? ¿Lo has pensado bien? Me refiero a cosas claras y con exactitud, muchas personas creen que saber lo que quieren es desear “mucho dinero” otros consideran que saber lo que quieren es desear el amor o la salud. Saber lo que quiero es  tener metas fijas, realistas, realizables, alcanzables y cuantificables.
Imagínate que un día de manera sorpresiva se te aparece Dios y te dice tienes menos de un minuto para pedirme que es lo que más quieres. ¿Qué pasaría si no lo sabes?
Si tú no estás preparado, si no sabes que es lo que quieres ni Dios mismo te puede ayudar.
Una de las fallas de muchas personas es que emprenden nuevas cosas porque están aburridos de hacer lo que están haciendo. Quieren cambiar de trabajo o de empresa porque en lo que está trabajando ahora ya lo está cargando.
Buscar algo nuevo porque ya estoy aburrido de mi trabajo es lo mismo que no saber que quiero.
Jesús estaba pasando por un momento terrible de su vida, yo creo que el peor de su existencia. Empezaron los azotes. V 1 “Así que, entonces tomó Pilato a Jesús, y le azotó
Tuvo que soportar el dolor de unas espinas clavadas en su cabeza. V 2 “Y los soldados entretejieron una corona de espinas, y la pusieron sobre su cabeza, y le vistieron con un manto de púrpura;” si usted alguna vez se ha clavado una espina en el dedo sabe lo molesto que es. Imagínese esa espina pero alrededor de su cabeza.
No solo se burlaban y lo humillaban también lo abofeteaban causándole todavía más dolor. V 3 “y le decían: ¡Salve, Rey de los judíos! y le daban de bofetadas.
Muchas veces nos sentimos en condiciones parecidas todo parece salir mal, sufrimos la burla de otras personas, si no nos golpean físicamente lo hacen emocionalmente causándonos también mucho dolor.
Había algo que hacía que Jesús se mantuviera firme a pesar de la adversidad que estaba viviendo. ¡Jesús sabía lo que quería! V 10-11 “Entonces le dijo Pilato: ¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para crucificarte, y que tengo autoridad para soltarte? 
19:11 Respondió Jesús: Ninguna autoridad tendrías contra mí, si no te fuese dada de arriba; por tanto, el que a ti me ha entregado, mayor pecado tiene
Saber qué es lo que quiero es tener la capacidad de planear. Hacer proyectos, presupuestos. Tener un buen proyecto es Saber que quiero, cuando lo quiero y conque lo voy a conseguir. Lucas 14: 28 – 30 “Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?  14:29 No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él,  14:30 diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar.
El saber que quiero nos permite:
1. Llevar nuestra Cruz. V 17 “Y él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota;” hay cosas que son inevitables y que tenemos que hacer. La única forma de ser un discípulo de Jesús es si sabemos lidiar con nuestros problemas. Lucas 9: 23 “Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.
2. Ser humildes. V 18 “y allí le crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio.” los ladrones lo merecían pero Jesús era inocente y a pesar de eso no dijo nada.
3. Nos permite tomar decisiones. V 26-27 “Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo.  19:27 Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.” una persona que no sabe lo que quiere es inconstante.
4. Luchar hasta el final y no desmallar. V 30 “Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu
Jesucristo nos promete un cambio de vida pero también nos advierte que muchas de las decisiones que tengamos que tomar dependen de nosotros y de nadie más. Lucas 14: 28 “Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?

Solamente podemos llegar a tener una vida de éxito a medida que aprendamos a saber qué es lo que queremos. Cuando sabemos que es lo que queremos nos preparamos para conseguirlo.

 


Contribuye con nuestro ministerio. Con tu ofrenda podemos llegar a más personas con el evangelio de salvación. CONTÁCTANOS.