jueves, 13 de febrero de 2014

El Nacimiento de la Iglesia. Hechos 1-2

En esta ocasión hablaremos del nacimiento de la iglesia de Jesucristo, pero también lo que vamos a ver se puede aplicar al nacimiento de un sueño, de un propósito o de un anhelo cualquiera.
El propósito de Jesucristo era dar comienzo a su plan maravilloso de salvación era un plan muy grande que abarcaría a toda la humanidad.
Como lograr un plan tan grande con tan solo doce personas. A Jesucristo lo seguían multitudes pero él no dejo su plan en manos de ellos.
Como lograr que algo nazca:
1. Esperar. Definitivamente la paciencia es el factor número uno en la consecución de algo. V 4 a “Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre” el saber esperar nos hace madurar, nos permite quemar etapas y no actuar solo por emociones. Las emociones nos llevan a tomar decisiones sin pensar y de manera apresurada.
Hay cosas que no dependen de nosotros por mucho esfuerzo que hagamos. Y sobre todo el crecimiento de la iglesia solo depende Dios. 1 Corintios 3: 6 “Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios.” Es Dios quien añade a la iglesia los miembros que la han de conformar. Hechos 2: 47 “alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.” el no esperar hace que muchos pastores se desesperen y utilicen estrategias del mundo con el único propósito de llenar el templo.
El no saber esperar hace que muchas personas también se desesperen y tomen decisiones que más adelante los hacen meter en problemas.
2. Saber que Esperar. Esperar pero no saber que se espera es lo mismo que nada. Una historia dice que un hombre estaba brincando y corriendo de un lado para otro; su compañero le pregunta. ¿Qué estás haciendo? Él contesta: cogiendo Pispirispis…Pispirispis y ¿Qué es eso? Pregunta su amigo. Y el hombre responde: ¡No se! No he cogido ninguno. Los discípulos si sabían lo que estaban esperando. 1: 4-5 “Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí.  1:5 Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días” ellos estaban esperando ser bautizados  en el Espíritu santo.
3. Estar unánimes y Juntos. 2: 1 “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.” cuando un grupo de personas se reúne en algún lado se puede decir que están juntos mas no unánimes; para estar unánimes deberían tener un mismo pensar, una misma visión, luchar por un mismo propósito.
4. Saber para qué es que Espero. 1: 8 “pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.” los discípulos sabían que esperaban al espíritu santo para recibir poder para dar a conocer el nombre de Jesús en toda la tierra.
Queda claro entonces que ser bautizados en el espíritu santo no es solamente un acto de emoción y hablar en lenguas hasta cansarnos. El ser bautizados en el Espíritu  Es convertirnos en voceros, en mensajeros de Jesucristo.
La gran comisión de ir y hacer discípulos por todo el mundo hace parte del ser bautizados en el espíritu santo. Mateo 28: 19- 20 “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 
28:20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén
5. Saber como. 2: 37-38 “Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? 
2:38 Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.” Pedro sabía muy bien cómo obtener el espíritu santo. En lo secular tú debes saber cómo conseguir esa meta que te has propuesto.
El espíritu santo les demostró que ellos podrían llegarle a personas de cualquier lugar y nación. Ellos no estaban hablando incongruencias, ellos estaban dando el mensaje de Jesucristo en diferentes dialectos humanos.2: 7- 9 “Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan?  2:8 ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido?  2:9 Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia,
Tu y yo podemos ser causantes del nacimiento de una nueva iglesia, una iglesia capaz de imponer los mandatos de Jesucristo sin dejarse contaminar por las cosas del mundo. Lo único que debemos dejar es que el espíritu santo nos guie.


 


Contribuye con nuestro ministerio. Con tu ofrenda podemos llegar a más personas con el evangelio de salvación. CONTÁCTANOS.