jueves, 17 de abril de 2014

Vidas con Dirección. Hechos 13

Todos queremos triunfar en la vida. Tenemos muchos anhelos, cada día soñamos con ser los mejores empresarios, los mejores estudiantes y en lo espiritual soñamos con tener iglesias en todo el mundo. El ego se nos hincha en gran manera de solo pensar en que seremos reconocidos en muchas partes del mundo o del país en el cual vivimos.
Dios nos ha dado una orden llevar su evangelio hasta los últimos rincones de la tierra. Mateo 28: 19-20 “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;  28:20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
Pero esto no significa que debemos correr para un lado y otro sin saber que hacer o como hacer. Lo mismo puede suceder con el anhelo de crecer en tu empresa. Si tú no sabes exactamente que hacer te puede llevar a la quiebra.
De manera personal todos tenemos una misión que cumplir aquí en la tierra, como hijos, como padres, como empleados o empresarios. Toda empresa organizada tiene una misión. ¿Cuál es tu Misión?
Misión es hacer un encargo. De manera espiritual todos tenemos la Misión de llevar el evangelio a quien no lo conoce. Cuando hacemos este trabajo por fuera de nuestro entorno nos llamamos Misioneros.
Como ensanchar tu iglesia, tu empresa o los horizontes de tu propia vida.
1. hay que establecerse y aprender. Organiza primero lo que tienes. Hechos 11: 26 “Y se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.” cuando los anhelos de crecer se desbordan pero sin tener la preparación necesaria siempre llega la desesperación, la ansiedad y por lo tanto siempre se cometen errores. O se hacen las cosas a medias.
2. Estructurar o fortalecer lo que se tiene. 13: 1 “Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Níger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo.
3. Deja que sea el Espíritu Santo quien diga que hacer, como hacer y sobre todo que sea el espíritu Santo el que escoja a quienes se ha de enviar para la misión. V 2 “Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado
4. Nunca dejes de depender de Dios, por muy claro que tengas las cosas. V 3 “Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron.
5. No hagas las cosas solo, sobre todo si tienes personas con las cuales contar. V 5 “Y llegados a Salamina, anunciaban la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos. Tenían también a Juan de ayudante.
6. No temas al rechazo o a la oposición. Satanás siempre va a querer desanimarte a través de otras personas. Y sabes que es lo más triste. Muchas de esas personas pueden estar al interior de la iglesia o de tu familia. V 6-8 “Y habiendo atravesado toda la isla hasta Pafos, hallaron a cierto mago, falso profeta, judío, llamado Barjesús,  13:7 que estaba con el procónsul Sergio Paulo, varón prudente. Este, llamando a Bernabé y a Saulo, deseaba oír la palabra de Dios. 13:8 Pero les resistía Elimas, el mago (pues así se traduce su nombre), procurando apartar de la fe al procónsul.
7. Ten la certeza de que Jesús se encarga de los opositores. Si tú estás seguro de lo que quieres es más fácil conseguirlo. V 9-11 “Entonces Saulo, que también es Pablo, lleno del Espíritu Santo, fijando en él los ojos,  13:10 dijo: ¡Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor?  13:11 Ahora, pues, he aquí la mano del Señor está contra ti, y serás ciego, y no verás el sol por algún tiempo. E inmediatamente cayeron sobre él oscuridad y tinieblas; y andando alrededor, buscaba quien le condujese de la mano.
8. No te preocupes por las contrariedades Dios siempre las utiliza en nuestro favor. V 12 “Entonces el procónsul, viendo lo que había sucedido, creyó, maravillado de la doctrina del Señor.” a satanás todas las cosas le salen en contra.
Lo que pablo tenía que hacer en su viaje misionero era simplemente.
1. Dar a conocer a Jesucristo y sus maravillas. V 26 – 30 “Varones hermanos, hijos del linaje de Abraham, y los que entre vosotros teméis a Dios, a vosotros es enviada la palabra de esta salvación.
13:27 Porque los habitantes de Jerusalén y sus gobernantes, no conociendo a Jesús, ni las palabras de los profetas que se leen todos los días de reposo, las cumplieron al condenarle.  13:28 Y sin hallar en él causa digna de muerte, pidieron a Pilato que se le matase. 13:29 Y habiendo cumplido todas las cosas que de él estaban escritas, quitándolo del madero, lo pusieron en el sepulcro. 13:30 Mas Dios le levantó de los muertos
2. Anunciar perdón de pecados teniendo en cuenta que para esto era necesario el arrepentimiento. V 38-41 “Sabed, pues, esto, varones hermanos: que por medio de él se os anuncia perdón de pecados,  13:39 y que de todo aquello de que por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados, en él es justificado todo aquel que cree.  13:40 Mirad, pues, que no venga sobre vosotros lo que está dicho en los profetas: 13:41 Mirad, oh menospreciadores, y asombraos, y desapareced;  Porque yo hago una obra en vuestros días,  Obra que no creeréis, si alguien os la contare.
Si tu dispones tu corazón podrás dejar de ser un simple espectador para convertirte en todo un misionero es decir cumplir con la misión de dar a conocer el maravilloso nombre de Jesucristo y su Palabra.