jueves, 20 de noviembre de 2014

Logrando Nuestra Meta. 1 Corintios 9.

Todos los seres humanos anhelamos conquistar lo que soñamos pero a pesar de que muchas personas lo anhelan son muy pocos los que lo logran. El apóstol pablo tenía una meta que se la impuso Jesucristo el seria instrumento útil para la obra de salvación.  Hechos 9: 15 “El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel;
Para lograr un sueño o un anhelo es necesario que ese sueño lo convirtamos en una meta para nosotros.
Como lograr Nuestras metas.
1. Estando seguros de quienes somos. V 1 “¿No soy apóstol? ¿No soy libre? ¿No he visto a Jesús el Señor nuestro? ¿No sois vosotros mi obra en el Señor?” si no sabes quién eres nunca vas a valorarte.
2. No haciendo caso a los desprecios de los demás. V 2 “Si para otros no soy apóstol, para vosotros ciertamente lo soy; porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor.” muchos de tus enemigos van a querer hacerte sentir mal para que no puedas avanzar.
3. Valorando tus derechos. V 3-6 “Contra los que me acusan, esta es mi defensa: 9:4 ¿Acaso no tenemos derecho de comer y beber?  9:5 ¿No tenemos derecho de traer con nosotros una hermana por mujer como también los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, y Cefas?  9:6 ¿O sólo yo y Bernabé no tenemos derecho de no trabajar?” muchas personas se menosprecian así mismo y no se  consideran importantes.
4. Valora tu Trabajo. V 7-10 ¿Quién fue jamás soldado a sus propias expensas? ¿Quién planta viña y no come de su fruto? ¿O quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del rebaño?   9:8 ¿Digo esto sólo como hombre? ¿No dice esto también la ley?  9:9 Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado de los bueyes,  9:10 o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto.” lo que tú haces es importante y merece una remuneración. El que ames tu trabajo no significa que lo haces por juego.
5. Entendiendo que Dios te Bendice a través de tus talentos. V 14 “Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.
6. No abusando de tus derechos. V 15 “Pero yo de nada de esto me he aprovechado, ni tampoco he escrito esto para que se haga así conmigo; porque prefiero morir, antes que nadie desvanezca esta mi gloria.” hay empleados que abusan de su capacidad cuando saben que no hay otro que los remplace.
7. Haciendo del trabajo una necesidad como lo es el respirar. V 16 “Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio!
8. Haciendo el trabajo con amor. Cuando uno ama lo que hace le sale bien y lo disfruta. Cuando no ama se carga lo hace mal. V 17 “Por lo cual, si lo hago de buena voluntad, recompensa tendré; pero si de mala voluntad, la comisión me ha sido encomendada.
9. El trabajar debe ser como un premio. V 18 ¿Cuál, pues, es mi galardón? Que predicando el evangelio, presente gratuitamente el evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el evangelio.” pablo no exigía paga a todo el que le compartía porque para eso el recibía un salario. 2 Corintios 11: 7-8 “¿Pequé yo humillándome a mí mismo, para que vosotros fueseis enaltecidos, por cuanto os he predicado el evangelio de Dios de balde? 11:8 He despojado a otras iglesias, recibiendo salario para serviros a vosotros” un policía recibe un salario mensual por lo tanto no puede cobrar a la comunidad por el servicio que presta en las calles.
10. Poniendo el conocimiento al nivel de cada persona. V 19-23 “Por lo cual, siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número.  9:20 Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley;  9:21 a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley.  9:22 Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos.  9:23 Y esto hago por causa del evangelio, para hacerme copartícipe de él.” debemos preocuparnos por prepararnos de tal manera que podamos hablar con el pobre como con el rico, con el inteligente como con el que tiene alguna limitación de entendimiento.
11. Esforzándonos por cada día ser mejores o estar entre los mejores. V 24 ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.
12. Estar dispuestos a sacrificarnos para lograr lo que queremos. V 25-27 “Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.  9:26 Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire,  9:27 sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.” a que estás dispuesto a obligarte a dejar: la pereza, el desánimo, el orgullo. Etc.
Todos quieren lograr sus sueños pero recuerda que solamente lo van a lograr aquellos que están dispuestos a pagar un precio. El ser campeones no es fácil pero tampoco imposible. Enfuertaste y podrás lograrlo.