jueves, 27 de agosto de 2015

Beneficios del sufrimiento. 2 Tesalonicenses 1.

Para muchos hablar de que el sufrimiento trae beneficios es una locura. Pero la verdad es que solamente a través del sufrimiento es como valoramos lo que tenemos.
Cuando obtenemos las cosas sin ningún costo o esfuerzo no las valoramos y por lo tanto no nos esforzamos por cuidarlas.
Hay un dicho que dice lo que no cuesta hagámoslo fiesta.
Jesucristo aunque era hijo aprendió la obediencia por el sufrimiento. Hebreos 12: 6-7 “Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia;

Para poder soportar el sufrimiento es necesario saber exactamente que quiero lograr en la vida. Un boxeador sufre golpes en el cuadrilátero, y es capaz de soportarlos porque él sabe para qué es que se subió a ese ring.
En este mundo las cosas no son fáciles pero tampoco son imposibles lo único que debemos tener para conseguir nuestros sueños es paciencia y fe. V 4 “tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las iglesias de Dios, por vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis.
Solo si sabemos esperar el momento oportuno y confiamos en Jesucristo podemos lograr lo que nos proponemos. Las cosas no son de la noche a la mañana aprende a esperar.
Para tener casa, carro, ser un buen profesional hay que sufrir, si no fuera así todos fueran ricos, y profesionales.
Para lograr el reino de Dios es necesario padecer persecuciones de los incrédulos y hasta de muchos que se creen cristianos. V 5 “Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis.
Con Jesucristo podemos avanzar. El secreto para tener una vida de éxito es nunca quedarse estancado y mucho menos retroceder. La vida cristiana se caracteriza por tener un constante crecimiento tanto en la fe como en el amor. Cada vez sentimos nuestro corazón más sensible al amor. Ya no nos cuesta decir te amo o expresar cualquier manifestación de amor, abrazar, dar una frase de estímulo. Etc. V 3 “Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es digno, por cuanto vuestra fe va creciendo, y el amor de todos y cada uno de vosotros abunda para con los demás;
Cuando el sufrimiento tiene un propósito no duele o al menos no nos duele tanto como para destruirnos. El sufrimiento con una causa siempre al final tiene la recompensa tanto en lo espiritual como en lo secular. V 7 “y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder,
Toda acción tiene una reacción, y todo acto tiene una consecuencia sea buena o mala, los que producen sufrimiento a los hijos de Dios también tendrán y vivirán su consecuencia. V 6 “Porque es justo delante de Dios pagar con tribulación a los que os atribulan,
Los que rechazan la misericordia de Jesucristo al final vivirán el sufrimiento que en esta tierra decían no tener. V 8-9 “en llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesucristo;  1:9 los cuales sufrirán pena de eterna perdición, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder,


Las cosas buenas e importantes no se las consigue regaladas, las cosas buenas e importantes cuestan, y esto causa sufrimiento. Pero vale la pena soportarlo al final los resultados serán maravillosos. el día que las cosas importantes sean fáciles de conseguir dejan de ser importantes para convertirse en algo común